QUIENES SOMOS

El VIH entra en la historia en junio de 1981. Este año se inicia una nueva página en la historia de las enfermedades, de la medicina y casi con toda probabilidad en la historia de la humanidad (Gallo y Montagnier, 2003).

En Euskadi, y más concretamente en Bizkaia, el impacto de la nueva infección se observó muy pronto al diagnosticarse cinco años después, en diciembre del año 1986 el primer caso de Sida, muy vinculado entonces a los mal llamados “colectivos de riesgo”, las mujeres y los hombres toxicómanos, las mujeres y hombres homosexuales y las mujeres y hombres que ejercían la prostitución.

Es en este contexto, en el que aparecen las primeras ONG ciudadanas de lucha contra el Sida. Entre ellas, en ese año 86, la Comisión Ciudadana anti-Sida de Bizkaia, embrión de la actual Asociación T4 de Lucha contra el Sida. Nace también Bietxeak.

La Asociación T4 es una entidad sin ánimo de lucro que se fundó en Bilbao (17 de marzo de 1992) por un grupo de personas afectadas por vih/sida que tenían un propósito transformador común, creían en la justicia social, en la solidaridad, en la participación, en la defensa de los derechos de las personas afectadas por vih/sida. Su valor más importante era y es la persona, el autoapoyo, la ayuda entre pares.

En el año 2002 es presentado y admitido el proyecto del Centro de Día Zure Enea. Si bien a la entidad le tocarán vivir momentos duros en lo económico crece desde este momento en innovación, personal, programas, servicios y estructura hasta la actualidad, generando un espacio de autoapoyo que traspasa lo meramente terapéutico y organizativo.

En el año 2007, La Asamblea General a propuesta de la Junta Directiva decide abrir un proceso de reflexión con el objetivo de evaluar la situación actual de la pandemia, el momento que vive el sector en general, las relaciones con otras ONG y la Administración así como llevar a cabo un proceso de reflexión interno y cara al futuro.

Tras ese tiempo de reflexión y trabajo en grupo a principios del año 2008 se llevó a cabo una redefinición de la entidad, de su estructura organizativa, de su visión, sus objetivos y de su cultura, y por primera vez se tomó la decisión de crear y poner en marcha un plan estratégico (08-09-10) para adaptar la estructura de la organización a un modelo más operativo. Es en este momento cuando la Asociación T4 apuesta por un nuevo modelo de gestión (económico y de personal) de forma compacta y sostenida. Surgen las residencias Atsedena, Aukera y finalmente Bidexka tras una reubicación física de todos los espacios de intervención con programas transversales innovadores, únicos en el Estado y en Europa.

En el año 2011 la entidad es declarada de Carácter Social. El ejercicio 2013 tuvimos un reconocimiento expreso por buenas prácticas en un programa formativo en autorrealización y mejora de la calidad de vida que se extendió a todo el Estado formando a una veintena de entidades en la implantación de un programa piloto ejecutado en T4. En el año 2014 hemos obtenido el reconocimiento de Interés Social y el reconocimiento de la intervención sociosanitaria en los espacios de acompañamiento.

En 2015 nos han concedido la certificación sobre implantación del modelo de Calidad  Premie, el reconocimiento de entidad de Utilidad Pública y hemos elaborado el diagnóstico y el Plan de Igualdad para toda la entidad. T4 ha intentado en todo momento avanzar en la misma línea y al mismo ritmo que la enfermedad y que el constructo social de la misma con el Autoapoyo como eje buscando el espacio donde se unen (si alguna vez se han separado) el eje social y el eje sanitario sin olvidar que su carácter innovador necesita de unos parámetros de calidad.

Es por ello que este año 2015 se encuentra inmersa en la puesta en marcha de nuevas prestaciones adscritas a las residencias que la sitúan a la cabeza del acompañamiento a este colectivo.